Su mujer lo golpeaba y cuando se quejó ante las autoridades, se rieron y lo cogieron preso.

Autor: Equipo de redacción Fecha publicación: 14/09/2018 

El procedimiento legal frente a un denuncio con pruebas físicas de violencia intrafamiliar donde el afectado no es la mujer sino el hombre, muchos colombianos aún no lo tienen claro. Esto le ocurrió a Daniel, un bogotano de 35 años que en días pasados fue a colocar un denuncio por las violentas agresiones de las que era víctima por parte de su esposa, pero en confusos hechos resultó preso. “Yo estaba en la casa haciendo la comida, ella llegó  y me golpeo con un sartén que porque estaba sucio, me  hizo un chichón en la cabeza, me fui para la estación y le conté a los policías, en esas llegó mi mujer con el sartén gritándome groserías, que me pusiera falda y que no sé qué, intentó agredirme pero como vi que la policía no hacía nada sino reírse, me defendí y la empujé, y pues ahora llevo dos días aquí metido que porque también le falté al respeto a un policía” Estas son las palabras de un hombre que según dice lleva diez años casado, pero que la violencia de los últimos años por parte de su mujer le tiene cansado y le ha hecho recurrir a las autoridades sin recibir algún tipo de respuesta o ayuda de las mismas, “estamos en un país de doble moral, donde si yo agredo  o me defiendo de una mujer, por ser hombre, soy lo peor, pero si ella me agrede a mí, por ser mujer, es una verraca” puntualiza Daniel.