Su mamá lo echó de la casa porque le pidió le pasara el moño y le entregó una dosis de alucinógeno.

Un escándalo protagonizado por un joven de 19 años en una calle de un conocido barrio de la capital colombiana obligó a las autoridades a detener al sujeto y llevarlo a la estación de policía hasta que éste entrara en calma. 

Los agentes  pudieron notar que el joven se encontraba bajo el efecto de alucinógenos pues sus frases carecían de narrativa lógica, una vez supero éste estado, fue interrogado por las autoridades del el por qué de su conducta a lo que el joven respondió “lo que pasa es que desde hace unos días mi mamá me echó de la casa, ella no sabía que yo soy consumidor, ese día me pidió que le pasara el moño y yo no sé  en qué estaba pensando y pues le entregué una dosis, ustedes me entienden,  y el escándalo que le estaba haciendo al frente de la casa era para que me dejara regresar”

El joven estuvo detenido unas cuantas horas como medida preventiva pues no le fue hallado ningún alucinógeno en su poder en el momento en que fue detenido , una vez se encontró en perfectas condiciones abandonó la sede policial y se dirigió a una comisaria de familia para poder citar a su progenitora y conciliar de buena manera, pues el joven aclara que no tiene a quien más recurrir.