Se fue de “farra” y cuando volvió a su casa sus papas habían arrendado su habitación.

Autor: Equipo de redacción Fecha publicación: 20/12/2018 

Un escándalo protagonizado por un joven de 22 años en un barrio de la localidad de Bosa en Bogotá obligó a las autoridades a intervenir y llevarlo detenido ya que su conducta bastante alterada frente a la casa de sus padres (de la cual rompió varios vidrios) parecía no entender de razones lógicas para entrar en calma. Cuenta el padre del joven, que éste es bastante fiestero, que siempre se "perdía" por varios días y que escasamente llamaba para saber que estaba bien " Siempre se va para sus farras y vuelve a los tres cuatro días, no sé como ha hecho para que no lo echen del trabajo, pero en la casa no aportaba con nada, llevaba mas de una semana perdido, llamo como dos veces apenas para decir que estaba bien, tuvimos que arrendar la habitación porque no permanece acá ni tampoco colabora y la casa pues tiene sus gastos,además ya es lo suficientemente grandecito como para saber qué es lo que hace". El joven permaneció varias horas detenido en el CAI de la zona hasta que se apaciguó y ofreció disculpas a los agentes comprometiéndose a no molestar a sus padres, añadió que se irá a vivir con su novia por lo que fue dejado en libertad.