Se comía los mocos durante el embarazo para que el niño naciera con ojos verdes.

Una informacion que circula desde hace varios meses en redes respecto al consumo de los “mocos” como parte de un método para que los bebés en gestación nazcan con los ojos verdes provocó que a una joven de 22 años en Pereira se le adelantara el parto, naciendo el bebé de manera prematura.

 

La joven cuenta que este contenido  lo vio desde mitad de año aproximadamente, y que tras consultar en Internet y al parecer haber bastante información respecto a estudios que se habian hecho donde se aseguraba  que el  moco contiene una enzima que ayuda a que el color de los infantes se defina como verde, ella optó por consumir no sólo sus propios moco sino también el de los integrantes de su familia que aunque no estaban de acuerdo no se negaron a ayudarla, pues era tal su anhelo de que la criatura naciera con esta característica que hizo a un lado el asco que ésto le producía.

Cuando ya su embarazo corría por la semana 30 mientras  consumía una de las  raciones de moco, el asco pudo más desatando fuertes nauseas y vómitos lo que a su vez debido al movimiento intestinal  y abdominal provocó que el parto se adelantara. Aunque la joven y el recién nacido se encuentran en buen estado de salud, la mujer se encuentra decepcionada pues el método no le funcionó y la niña nació con unos bellos ojos negros, lo que permite concluir que no hay que creer todo lo que se ve en Internet.