Pidió servicio de acompañante para despedida de soltero, lo atendió quien menos se lo esperaba.

Autor: Equipo de redacción Fecha publicación: 08/09/2018 

Las historias de la cotidianidad a veces parecen salidas de la ficción, relatos tan increíbles que no parece que sucedieran en la vida real sino detrás del guion de alguna pantalla y la de hoy no es la excepción. Julio es un paisa de 35 años que hasta hace unos cuantos días tenía pensando casarse con Andrea su prometida con la cual llevaba una relación de más de cinco años y un hijo, boda para la que ya habían fijado fecha. Al sentir que sus días de relación entraban en un compromiso mucho más serio, Julio opto por asistir a la despedida de soltero que le organizaron sus amigos en el apartamento de uno de ellos. Lo que él desconocía era que ellos habían solicitado el servicio de una chica acompañante para que se divirtiera antes de asumir el serio compromiso del matrimonio. Pero lo que vino después fue la madre de todas las sorpresas, pues resulta que cuando la chica llegó al apartamento y empezó a hacer su show y se quito un antifaz que tenía, Julio (el cual tenía una máscara por si sus amigos querían jugarle una mala broma)  y sus amigos quedaron impactados pues la chica que tenían al frente era nada menos que la prometida, quien al parecer se encontraba bajo el efecto de algún alucinógeno pues lo único que pedía era que le pagaran su trabajo sin importarle que era al padre de su hijo a quien le había hecho el show.     Al día siguiente, Julio canceló la boda, justificando que lo de él fue un error de una noche, pero que lo de ella uno de más de cinco años, según dice está dispuesto a luchar por la custodia de su hijo pues él no merece el mal ejemplo que la madre le brinda.